Archivo de la etiqueta: comida

Qué hacer sí se “sala” la comida que estás preparando

Hasta los mejores cocineros han tenido este problema… La cantidad de sal que se le echa a la comida puede variar mucho en gustos, pero una comida sin sal, honestamente no sabe a nada, pero siempre es mejor eso y que cada comensal le ponga sal a su gusto que la comida quede extremadamente salada y sea incomible.

Cuando la comida es una sopa, caldo o salsa, pensaríamos que si ya se nos pasó de sal la opción es agua, pero no siempre es lo más ideal ya que sí lo que se está preparando debe tener un grado de espesor, el agua lo aligeraría demasiado y también lo arruinaría.

El tip que les doy es echarle a su guisado (ya sea caldoso o más solido) es papa hervida cortada en pedazos. Sí el guisado no lleva papa, ¡no importa! dejenla un buen rato en lo que terminarna de cocerse y cuando acaben, la quitan. ¡Así de fácil!

No descarten el agua obviamente, pero sí se las ven muy negras y no quieren empezar desde cero usen la papa, tiene cualidades absorbentes y por lo tanto se la queda.

Obvio si no quieren desperdiciar la papa en caso que su receta no lleve papa, hay mil formas de usarla después… al final ya está cocida, y tiene sal, así que con un chorrito de aceite de oliva, mantequilla o para ensaladas es perfecta.

Deja un comentario

Archivado bajo COCINA, CURIOSIDADES, DE HACER

El secreto del pepino

“Cucumis sativus” más conocido como pepino es una planta herbacea considerada vegetal que es elemento principal en cualquier regimen alimenticio saludable y es un elemento súper importante en comidas como la árabe y la mexicana.

Pero bueno, no se si les ha pasado que cortan el pepino para prepararlo simple, con limón y chile y de pronto ewwwww súper amargo… ¡Faaaaatal! Pues bueno aquí les tengo un tip súper sencillo para evitar que ese sabor amargo les arruine el antojo:

Cuanto corten las esquinas del pepino antes de pelarlo, van a frotar con movimientos circulares la esquina correspondiente, y luego la otra, si ven que sale como un tipo de espuma blanca, no se agobien es normal. No se si esto es química o que pero EN SERIO SI FUNCIONA… inténtenlo y verán.

Para las que no estén a dieta (digo, no es como que engorde mil), les dejo una receta que aunque suena rara mis amigas no me dejarán mentir que es una de las cosas más deliciosas del planeta: pepinos con mucho limón y caldo de pollo granulado, mucha gente me ha visto feo por decir que es una de esos antojos extra deliciosos, pero en serio, lo defiendo y lo defenderé por siempre. Les digo que no es tan de la dieta porque el caldo de pollo hace que se retengan líquidos y pues no ayuda mucho, pero de vez en cuando definitivo no hace daño.

Deja un comentario

Archivado bajo COCINA, CULTURA, CURIOSIDADES, DE HACER

La dieta del sirope de savia ¿Qué pasó después?

Aunque unos meses después y no una semana después de haber terminado la desintoxicación del sirope de savia les puedo contar que haberla hecho 7 días me dejó muchas enseñanzas.

Durante el tiempo del ayuno (los 7 días) en verdad me sentí muy bien, es verdad que mi lucidez fue mayor y sobre todo la sensación de relajación era notable (tomando en cuenta que yo trabajo en un lugar donde el estrés es prácticamente la estrella principal).

Es curioso que mientras estás en el ayuno, los antojos disminuyen pero si tengo que reconocer que mis actividades eran sencillas y evitaba todo lo social por temor a caer en tentaciones, por lo cual siendo esta la primera vez de la desintoxicación solo lo hice durante el mínimo de días recomendados.

Sin embargo cuando terminaron los días del ayuno sentí una libertad absoluta y un bienestar tan grande que hizo que toda esta semana de desintoxicación un poco terminara sin un proceso moderado y como premio a mi esfuerzo comí solidos pesados, tipo una pasta con crema que en el momento no hizo notar los estragos pero que con los días noté que los 5 kilos que había bajado se esfumaran.

No tuve ningún otro efecto secundario negativo -en el momento- pero aprendí que si vas a hacer un esfuerzo tan grande tienes que ser congruente y CONSISTENTE. Como súper recomendación: No se salten la nutrición de los pre y post días, en serio les ayuda a preparar su cuerpo a ese estado de ayuno al que no estamos acostumbrados y que a la larga si no lo hacemos como se debe nos puede generar (como a mí) un alentamiento considerable del metabolismo.

A ver, todo lo que presumí esta desintoxicación sigue siendo real, pero como primeriza y ahora experimentada si les puedo decir que es un gran elemento para agudizar mucho su parte emocional y sentirse muy bien fisícamente, si es fundamental que después de terminar con los post días no vuelvan a una dieta alta en grasas y carbohidratos, no digo que las eliminen de su dieta para siempre -porque yo no puedo- y ni tengo facultades para decir si es bueno o malo, pero si sean moderados al principio y ayuden a su cuerpo a recibir y asimilar la desintoxicación y después a volver a su estado normal sin darle cambios drásticos.

Ya para terminar, la dieta del sirope no la deben de ver como un método para bajar de peso sino como un medio de desintoxicación natural que nos ayuda a depurar lo que nuestro cuerpo no necesita y ponerlo en un estado de balance y armonía pero que debe ser tratado como lo que es, un cambio muy duro al cuerpo y nuestro ritmo normal que debe seguirse de forma continua y tratar de mejorar nuestra alimentación, porque sino lo que ustedes veían como una “forma fácil y rápida” para bajar de peso se puede convertir en un rebote de meses de trabajo y esfuerzo para regresar a un cuerpo sano y como se sienten bien.

Cuéntame tus experiencias y como has vivido el ayuno y la desintoxicación!

Deja un comentario

Archivado bajo CUIDADO PERSONAL, CURIOSIDADES, DE HACER, DE NO HACER

Recetas que salvan I

¿O no mil veces nos gustaría comer más comida casera pero solo el tiempo no es suficiente? A mí me pasa un montón, y la verdad es que me gusta cocinar y probar nuevas recetas pero en serio llegar a las 8 a pensar que voy a cocinar me apaga… Sin embargo, ayer en la noche me forcé a regresar a la sartén y hacer (por temas de salud y porque no decirlo… vanidad) una receta rápida, fácil y seguro con ingredientes que siempre tenemos en el refri y la alacena:

Si les da flojera poner la carne a cocer para que se suavice, hay una carne que venden en todos los súper mercados que viene empaquetada rinde 5 porciones y las dos marcas que yo conozco comienzan con G y una de ellas acaba en -ten, esa carne ya viene precocida, la pueden guardar en el congelador o si la van a preparar rápido, en el refri no tiene problema (de hecho esa es la que use ayer).

  1. Pican un cuarto o media cebolla y un jitomate mediano entero (o 3/4 de uno grande).
  2. En una sartén grande ya caliente, ponen aceite o el spray poco calórico del que hablé en uno de los primeros posts. Echan la cebolla y el jitomate para que se frían, echan la carne y revuelven. Ponen sal, pimienta, salsa maggi y salsa valentina al gusto.
  3. Dejar que se cueza como 5 minutos más y revuelvan de vez en cuando.

¿Listo! No saben que bien queda y ya tienen un buen guisado casero súper rápido. Si quieren acompañar con tortillas y aguacate, seguro estára buenísimo. ¿A ver como les queda?

Deja un comentario

Archivado bajo COCINA, CUIDADO PERSONAL, CURIOSIDADES, DE DAR, DE HACER

La dieta de la T y sus derivados (oriunda mexicana y de uso para turistas) -la tortilla-

Ni siendo mexicanos sabemos la cantidad de alimentos “T” que consumimos y eso que desde que nacimos aunque fuimos la torta bajo el brazo de nuestros padres, nacimos con una tortilla en la mano.

Primero que nada debo explicar que la tortilla original es de maiz. Ahí no se queda la clasificación porque puede ser maiz amarillo o azul (o criptonita como diría mi papá). También de harina de trigo (esencial para las quesadillas caseras o “quecas”), pero la básica es la de maiz y el uso más típico (sin tomar en cuenta echarle sal y hacerla rollito) es el TACO que según el significado número 10 de la RAE es:

10. m. Tortilla de maíz enrollada con algún alimento dentro, típica de México.

Esto lo explica perfecto, cualquier cosa que le pongas de relleno a una tortilla, es un taco, por lo cual, el taco es a México como la pasta a Italia, si pides pasta sola te van a decir, ¿de que?, igual con los tacos, -estando en España, un amigo me preguntó que si venía a México pedía “tacos” y le contesté, ¡noooo! hay de muchos tipos, es como pedir “bocata”-  pues dependiendo de la taquería a la que visites, tus tacos pueden cambiar. Pero eso sí, el taco siempre se ha considerado una comida casual, no es elegante (salvo en algunos restaurantes que fusionan la idea con nuevos experimentos), tacos los puedes comer desde la esquina de tu casa, hasta locales enormes y “más formales”.  Me atrevo a decir que un platillo oriundo del DF son los “tacos al pastor” que son de carne de puerco sazonada con achiote y chiles rojos en un trompo al estilo kebab, se sirven además con piña, cebolla y cilantro (el pasto o jardín como se llama) y muchos le echamos limón (son una maravilla). Los tacos al pastor además son populares entre los fiesteros para terminar con el reventón, ya que generalmente encuentras taquerías nocturnas por todos lados.

Para los extranjeros primerizos, si recomendaría primero visitar un establecimiento de esos que ya son cadena, porque entrarle a la comida de la calle es una aventura que muchas veces hasta a los mismos mexicanos nos puede sorprender, lo que sí es que de la calle, no podemos dejar pasar las quesadillas, cualquier mexicano diría, pues es tortilla con queso, y recientemente se ha dicho que proviene del nahuatl QUETZADITZIN pero ¡¡nooo!!, “quesadilla es un término español… tío jooe”, así es, en el link anterior pueden ver de donde viene, y pues tal cual lo dice muy bien, en el DF la quesadilla no es exclusiva del queso, también las encontramos de papa, champiñones, chicharrón, tinga, flor de calabaza, huitlacoche que puedes combinar entre ellas pero lo más usual es que la pidas acompañada con queso.

Muy amigos de las quesadillas de puesto (o en cualquier restaurante de comida mexicana), están los sopes, las gorditas, los huaraches, los tlacoyos las picadas y las tostadas (en adelante los “Antojitos“). Definitivamente un mexicano sabe cual es la diferencia (deberían de preguntarla en los exámenes de naturalización), pero para un ojo que no nació con Antojitos, pues los ven iguales o por lo menos parecidos. Todos los Antojitos son variaciones de la tortilla típica, pero la principal diferencia es que la tortilla es mucho más gruesa y en la mayoría de ellos, el frijol es la estrella.

El sope es redondo y tiene como bordes, adentro está relleno de frijol y queso y ya dependiendo de los gustos le puedes poner pollo (y salsa).

Las gorditas es literal una tortilla inflada que se rellena de diferentes cosas, pero sin duda la mejor y más famosa es la de “chicharrón prensado”, por mucho es un favorito de varios.

Los huaraches son más gruesos que la tortilla pero más delgado que el sope, su forma es ovalada (asemeja la suela de un huarache o chancla) y va con frijol queso y salsa verde o roja (ya hablaremos de salsas).

Los tlacoyos son en forma ovalada puntiaguda, tipo un balón de americano pero aplastado, son más delgadas que las gorditas y siempre vienen rellenas (frijol y requesón es lo más común), se acompañan con nopales y queso y salsa recien salidos del comal.

Las picadas son como los sopes, la diferencia que encontraría es que son más pequeñas y los rellenos son de más cosas y el frijol no es esencial. Corríjanme que hasta ahora juraba que era una forma distinta de decirles a los sopes.

Las tostadas, pues… aquí entramos a otra clasificación de la tortilla que es “dura”, la tostada es la tortilla típica pero tiesa. Esta consistencia se logra porqué está frita o muy asada y se endura. Las típicas son de pollo y pata de cerdo (es recomendable aunque la consistencia no es muy del agrado de muchos). Se ven más elaboradas de lo que son, llevan frijol que se embarra por toda la tostada, el relleno (pollo o pata), lechuga, queso y encima crema y salsa. Algunas veces les ponemos aguacate. Es normal en las marisquerías encontrar tostadas de todo porque es una comida que pega en casi todas las variedades de comida mexicana. El highlight de comer tostadas es la embarradera ya que al ser dura, delgada y con tanto peso, en cualquier momento se rompe o a la hora de la mordida te llenas de todos los ingredientes porque se come con la mano obviamente. Una delicia típica de la comida mexicana.

Y hablando ya de las tortillas duras, también encontramos los totopos, estos se comen con guacamole (aguacate con limón, jitomate y cebolla revultos tipo salsa pero con una consistencia más espesa), o los usamos para hacer chilaquiles, que son totopos bañados en salsa verde o roja, cebolla, crema y queso, también pueden ir con pollo o un huevo estrellado, es conocido y deseado en las crudas o resacas de los fiesteros porque el sabor chiloso y la sencillez del platillo hace que sean más llevaderas las horas subsecuentes. No nada más es para los fiesteros, los chilaquiles se acostumbran en los desayunos e incluso para comer. Hermanos de los chilaquiles pero volviendo a la tortilla suave, están las enchiladas, misma receta pero estas son tacos rellenos de pollo bañadas en la salsa, crema, queso y cebolla. Hay varias presentaciones como: enmoladas, enfrijoladas, entomatadas, suizas (ajá…) y seguro en-algo más. 

No se si con esto acabe, pero no se nos puede olvidar los tacos dorados y flautas. La diferencia es el tamaño y el grueso del relleno, los tacos dorados generalmente van rellenos de pollo (pero no es el único relleno), para que se hagan dorados, se fríen en aceite y se les pone un palillo para que queden cerrados y no se les salga el relleno, una vez fritos y un poco abosorbidos para que la grasa no escurra, se sirven con crema, queso, lechuga y aguacate o guacamole (y salsa al gusto). Las flautas es una tortilla mucho más larga que igual va rellena de pollo, carne, queso o lo que sea, se fríe (a veces encuentras el palillo, a veces no) y se come con crema, lechuga y queso.

En todos los platillos derivados de la tortilla (y también en la comida mexicana) la salsa es un elemento al gusto del consumidor, si bien en México podemos encontrar salsas de todo tipo de chiles, no todos lo comemos o nos gusta, por lo que aun cuando la tendencia es preparar la comida picante, en los restaurantes y en los puestos, podemos encontrar perfectamente comida que no esté cocinada con chile y que te den la opción de ponerle la salsa que quieras y cuanto quieras. (Proximamente, la guía de las salsas).

Por la capacidad ya no pude subir más fotos, pero creanme que las descripciones las hice antes y viendo las fotos me di cuenta que hoy tengo mucha hambre y comprobé que si soy una mexicana consumada fan de la dieta T.

Y eso que no hemos hablado ni de tortas ni de tamales…

Deja un comentario

Archivado bajo COTIDIANIDAD, CULTURA, CURIOSIDADES, DE HACER, DE NO HACER

El conejito de chocolate

Uno de los encargos de mi querida amiga Morapringles cuando la fui a visitar a la madre patria fue que le llevara conejitos de chocholate de la marca de una ciudad del norte de Italia donde jugó Alessandro del Piero (corríjanme si estoy mal), y pues para maximizar espacios, los puse en una bolsa y cuando desempaqué me llevé la grata sorpresa de tener alguno que otro conejillo saltando por la maleta, y pues lo que hice fue meterlos al refri para que no se fueran a derretir (tipo como sí el clima aquí fuera Acapulco en mayo)…
 El chiste es que el otro día en un momento de ansiedad leve fui por un conejito al refri, lo abro y waaaacala!!!! duro y sin sabor! FATAL!
Así que la recomendación sobre los conejitos es: Sí pueden dejarlo sin meterlo al refri porque el clima no afecta, dejenlo, sí es necesario refrigerarlo, previamente sáquenlo del refri a que retome la temperatura ambiente… tiempo de preparación: de 15 a 20 minutos… (ahora el Conejito ya está en las filas de alta repostería como el fondant au chocolat) jajajaja

2 comentarios

Archivado bajo CURIOSIDADES, DE HACER, VIAJES

De pies y de dietas

O sea ¿cómo? que tienen que ver los pies y la dieta, pues en mí caso… ¡TODO!

Resulta que mi mayor motivación para bajar los extra kilos de más están en mis pies, sí si, así es y es un tema de salud por lo cual no me queda de otra más que obedecer y ahora sí tomar la motivación suficiente para deshacerme de esos kilos de más.

La razón es que tengo unos pies muy extraños, por fin después de muchos años fui a hacerme una revisión exhaustiva y la doctora de verme pensó, pobre mujer con esos pies, pero realmente su conclusión fue, si son CERO estéticos, pero son DINÁMICOS, lo cual ayuda a que compensé temas de apoyo y desgaste de articulaciones, no obstante que mis pies eran más funcionales que lo que a primera vista parecían, me dice la doctora… “tienes que bajar de peso, tus pies deben cargar el menor peso posible… (antes de que yo me quedara con cara de what, dice), no es que estés gorda pero en serio por tus pies y columna, debes estar lo más delgada.

Contra eso ¿cómo le haces para seguir haciéndote mensa y seguir postergando ese día en el que por obra y santo de quien sabe quien (porque yo ya había perdido la fe) hagas bien ese régimen? Pues a mi ya no me quedó de otra… se los paso a cuenta porque hoy empiezo a perder peso por salud y de paso pues, a romper con el maleficio de la anti dieta.

Lo único que me queda para motivarlas un poco es que al final del día haciendo una buena dieta o comiendo bien y balanceado te vas a sentir mejor que comerte los mil pasteles y el heladote hiper bueno que solo va a generar más remordimiento de conciencia dos minutos después…

Alguien muy sabio dijo: Vale la pena aguantar 15 minutos de antojos y angustias y estar satisfecho al terminar el día que subir 15 kilos por satisfacer 15 minutos de antojo.

Deja un comentario

Archivado bajo CUIDADO PERSONAL, DE HACER