Archivo de la etiqueta: crudas

Los jueves que parecen viernes

A quién no le pasa que se les olvida que los viernes se trabaja y pues porqué no tomarse una o dos copas de vino, o unos cuantos tragos fuertes, si sí, en el rush de la fiesta, la reunión, o el evento conmemorativo del tan famoso “juevebes” se nos olvida que el viernes es igual de productivo que cualquiera de los otros días de la semana y que tienes que entrar a la misma hora y sacar el pendiente que dejaste el jueves en la noche para ya irte a reventar…

Estoy convencida que muchos juevebes valen la pena para aceptar la cruda realidad del tan esperado viernes. Pero estoy convencida fielmente que ahorrarse el sueño y la cruda también son pretextos muy válidos para guardarse el jueves o de plano rockear pero con moderación de horas y excesos.

De todos modos lo mejor es que ya es viernes sí si “Thank God Is Friday” (TGIF) es una de las mejores frases, y con cruda o sin cruda ya falta menos para salir y disfrutar el fin de semana.

¡Feliz viernes!y espero que en su escritorio tengan el paquetequiteslacruda que consta de: medicinas efervescentes, aspirinas, suero de niños levanta crudos, un termo de café gigante y para rematar, tener una oficina donde en algún momento del día puedan ir a echarse una siesta.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo COTIDIANIDAD, CURIOSIDADES, DE HACER, DE NO HACER, EVENTOS Y SOCIALES

Las micheladas. ¿un arte mexicano?

La michelada es una bebida mexicana que se prepara mezclando cerveza, limón, sal y hielos (algunas veces).

El origen de esta bebida es variado, pero después de muchas búsquedas, podemos asegurar que es mexicana, exactamente de San Luis Potosí. Cuentan que en los 70, llegaba un socio llamada Michel Ésper al Club Deportivo Potosino y pedía una limonada de cerveza, o sea en una copa tipo chabela de cerveza, limón, sal y un ¡popote! Los socios del club empezaron a pedir una “limonada como la de Michel” y de ahí al parecer salió el nombre. Hay otros supuestos, que tienen que ver con un General Michel oriundo de San Luis Potosí y la posible etimología del inglés de “mix-chilled”, pero estos supuestos más detallados los pueden ver en el blog de La Tertulia Cervecera que tiene un comentario de lo más acertado respecto al origen de las micheladas, leanlo, no paré de reir.

Pues haciendo honor a nuestra creatividad mexicana muy característica, la michelada común y corriente no es la única que bebemos, la más típica y muy conocida, es la Michelada Cubana, esta se prepara igual que la original pero además se le pone salsa Maggi, salsa Inglesa y Tabasco (al gusto), está es de mis favoritas. Hay modalidades más comestibles (o sea deja de ser bebida y se convierte en un tipo de cocktel) porque le ponen camarones o almejas y en una modalidad más dietética, pepinos y jícamas.

De esta se derivó otra que hace muchos años (sin saber que ya existía) una de mis grandes amigas, Lili y yo “inventamos” y la apodamos el “Chompi Special” en honor a un amigo de su papá que nos decía que nosotras no éramos solo amigas, éramos Chompiras (o sea brothers) y bueno… esa michelada además de todo lo que lleva la Cubana, la preparamos con clamato, el famosísimo jugo de tomate con almeja, que al parecer solo en México es “normal”, ya que me ha tocado presumirles a extranjeros esta bebida idonea para levantar muertos y al escuchar jugo de tomate+almeja no pueden con ello, pero ya he retado a varios a que la prueben (ellos se la pierden). En algunos lugares esta michelada se le conoce como Clamachela, pero es muy conocida como Clamato con cerveza.

Muy famosa también es la Gomichela, en la forma de michelada clásica o cubana, le ponen gomitas de fruta enchilada. La Chabelita es una michelada clásica con refresco de manzana o rojo (Lulú o Trebol) ¿Se acuerdan? pues sí… todavía existen y los mexicanos más creativos han sabido como sacarle partido además del clásico refresco en bolsa de tiendita de afuera de escuela.

Y ya si de por sí la michelada es extra mexicana, la que lleva pulque ya es como redundar en el mexicanismo absoluto. Para los que no sepan, el pulque es una bebida alcohólica que se fabrica a partir de la fermentación del jugo o aguamiel del agave o maguey (especialmente el maguey pulquero).

Así que bueno, la creatividad mexicana se exhalta una vez más en esta bebida (a veces botana) que para la playa o la alberca es como un complemento perfecto a cualquier hora y para los crudotes resacosos que necesitan volver a la vida.

1 comentario

Archivado bajo COCINA, CULTURA, CURIOSIDADES, DE DAR, DE HACER