Archivo de la etiqueta: oportunidades

Los romances oficinistas (godinez) ¿Jalán o mejor ni acercarnos?

Para los que en algún momento de nuestra vida hemos estado más tiempo en la oficina que en la calle o echando el cotorreo fuera, y para decir que estamos más tiempo es porque vamos mínimo de 9 a 8, tenemos que resignarnos a que tu vida inmediata es ahí, y yo como muchos, caí en el cliché del “romance oficinista” o “godinezlove” y pues tuvo sus buenas y sus malas, pero sí fue muy divertido. En mi caso no estaba prohíbido como política de la empresa, y de hecho hasta muchos lo exaltaban, sin embargo para que eso funcionara dentro del trabajo (ya es otra cosa lo que pasa afuera), si hubieron unos HACERES Y NO HACERES que subsistieron por varios años, algunos de los que mencionaré no fueron de experiencia propia pero sí de experiencias en ese trabajo.

El que hacer y que no hacer depende mucho de como quieres que se de, si es un noviazgo oficial pues igual no te importa mucho que todo mundo se entere, pero sí es algo casual igual quieres que se quede entre tu y el susodicho(a), por lo cual, aquí solo estamos enlistando los que a nuestro parecer nos funcionaron, ¿a ver, y ustedes que opinan?

HACER

  1. Aunque sepa todo el mundo del romanceo, dentro de la oficina se deben tratan como colegas.
  2. Sí te peleas, que nadie se entere. Es problema de dos, no de los demás.
  3. Si te peleas o tienes problemas con el godinez o la godinette, no puede repercutir en tu desempeño laboral.
  4. Trata que sea de un área distinta a la tuya, hay menos rose y/o competencia en su caso.
  5. Si quieren echar pasión, la sala de juntas es lo más in (más si están en gallineros y no tienen oficina propia).
  6. Cuando van con los demás colegas a beber después de trabajar, “jugar” abajo de la mesa sin que nadie se de cuenta es bastante sexy.

NO HACER

  1. Si es tu jefe, evítalo a toda costa, salvo que esté soltero y te de el anillo ese día.
  2. No tomar o pasarse de copas en las fiestas laborales porque es más fácil que se nos olvide el pudor y termines dando un PDA (Public Display of Affection) que el lunes no te vas  querer presentar.
  3. Si quieres echar pasión, por más arriesgado y emocionante que sea, no es muy correcto hacerlo en horas laborales, sí te cacha el jefe o cualquiera te puedes meter en un problemón. (Salvo que encuentren un safe spot que sepan que nadie va a llegar).
  4. Meterse a echar pasión a la oficina del jefe.
  5. Aprovechar las cámaras de vigilancia para grabar su propio video porno.
  6. Enamorarse.

Yo viví más el romanceo fuera por lo cual mis experiencias “in the office” son bastante escasas, espero ver aquí más de sus experiencias y obvio sus opiniones de los sí´s y no´s del romanceo oficinista.

GODINEZ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ DAMITA GODINEZ

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo COTIDIANIDAD, DE HACER, DE NO HACER, EVENTOS Y SOCIALES

Para México

Este tema no es precisamente de los que abordo en este blog, sin embargo después de una reflexión de fin de semana pero que he venido generando después de unos meses de vivir este “rush” de elecciones, hoy creo que necesito desahogarme (por mí bien reprimido) y sacar lo que pienso de estos meses que hemos vivido regidos por candidaturas y marchas.

Creo que independientemente de quién haya sido el candidato por el que votamos (convencidos o por “utilidad”), desde hace varios meses hemos vivido un periodo de no-respeto al hablar y opinar de los candidatos tomándonos muy a personal la postura con la que congeniamos -como si fuéramos nosotros mismos los que estábamos ahí haciendo campaña-. Las redes sociales pusieron de vacaciones su esencia: En FB dejamos de ver la muestra de orgullosos padres o viajeros emocionados con sus 800 mil fotos, y en twitter, ya no sabíamos cada paso, fiesta, cruda e ida al baño de los que seguimos para convertirse en asesores políticos profesionales, lo cual llegó a ser muy pesado porque la “opinión personal” se volvió “ataque contra el que no cuadra con lo que creo” y agresiones virtuales que han sido motivo de enojos y hasta “unfollows” (en esta época el unfollow es la declaración de guerra más abierta como en la primaria que te hicieran la ley del hielo a la hora del recreo).

Es obvio que la intensidad con la que se vivieron estas elecciones está propocionalmente ligado al  bombardeo y abuso de redes sociales sobre el tema, de verdad (aunque no soy nada progre) creo en el cambio que se generó y en los movimientos de libertades y sobre todo la de libertad de  expresión que se gestaron a través de estos medios, pero creo firmemente en la opinión libre y no en el ataque, patrón que predominó  en estos meses.

Gran incongruencia (desde mi perspectiva) de los movimientos: Recurrente crítica a los medios y a las personas que no estaban con el candidato gallo de los que encontraron en la manifestación una forma de exigencia y de demostrar que la apatía había quedado atrás, (dejar atrás la apatía y manifestarse me parece uno de los grandes logros de este periodo electoral, sin embargo la intolerancia que tanto critican fue el espejo que al final para muchos que estaban ahí adentro les explotó en la cara). Bien por las universidades que se mantuvieron en el movimiento como algo apartidista porque necesitamos esto, el grito de inconformidad ante la evidente falta de respeto que los políticos y en muchos casos las instituciones nos han demostrado a los ciudadanos que de tontos, en serio, no tenemos un pelo. Estoy de acuerdo que a nuestro nuevo presidente lo vamos a tener auditado 24/7, porque yo a diferencia de mucha gente que no votó por él, yo tengo -en serio- expectativas y fé que va a cumplir y que sus propuestas y su mandato van dirigidos a todos y no solo a unos cuantos, -lo quiero creer y estoy esperando verlo- por muy mal que esté nuestro sistema, que no se prevean segundas vueltas y que 62% no votó por el próximo presidente, sí lo ponemos en perspectiva, el 68.5% no votó por la izquierda y el 75% por la derecha y bueno el 97.6% por el señor Quadro, así que lo que hay que pensar es porqué le regresaron el gobierno a estos que tanto nos caen mal… Sin embargo la opinión y las discordancias vienen de mexicanos que no estamos siendo apáticos y creo que eso es lo que hay que valorar y darnos cuenta de lo grandes que somos y no lo que hemos creído por mucho tiempo.

Después de tanto choro de analista política que quiere protagonizar lo que no hice en estos mesos (lo siento, eso nos han dado también las redes sociales, wannabe “15 minutes of fame”), el motivo real de mi reflexión va más allá de lo que hoy que estamos a punto ya de saber: Quien será el presidente electo (esperando que terminen los conteos distritales y ya sea oficial el resultado -y que realmente por parte de quien no gane respete el trabajo del IFE-), mi reflexión me inspiró mi patriotismo a tope: Leí el domingo un twitter de una conocida “cercana”, extranjera -centroamericana- (muy amiga de una toluqueña sumamente de izquierda -no es crítica-) que puso: “No puedo creer que ganó #peñanieto… Fijo hizo fraude” y ayer remata con “Impugnen esas elecciones mexicanos”. ME PUDO… me di cuenta que los mexicanos podemos decir misa, no estar de acuerdo y hasta atacar (sin faltarnos el respeto), pero explínqueme que hace una HONDUREÑA hablando de política mexicana “al grito de guerra”.

Gracias a eso me di cuenta lo importante que es expresarnos y en serio tomar partido ante las irregularidades y todo lo que vaya en contra de nuestro país y nosotros mexicanos, porque -somos nosotros- aquí y en el extranjero los que sabemos que pasa, los que conocemos nuestra política y los que tenemos DERECHO a decidir o quejarnos de lo que nos pasa, no un extranjero que ni siquiera ha venido a México.

En fin, empieza una nueva etapa de trabajo en conjunto, el gobierno y los ciudadanos, la prole que nos partimos la cara chambeando y tratando de ser mejores para tener un mejor país, creo (aunque en 6 años pueden pasar muchas cosas) que aun cuando haga un buen gobierno el partido de centro, veremos que la alternancia será la nueva forma de gobernar en México.

Deja un comentario

Archivado bajo COTIDIANIDAD, CULTURA, DE DAR, DE HACER, DE NO HACER

Amor a primera vista #NOOOOOOOT

ImagePasa mucho en estas épocas que aun cuando el hecho de ser treintona y no estar casada ya no es un estigma social o  te encasillan como “quedada”, “solterona” o “que ya te quedaste para vestir santos”, la gente a tu alrededor (sobre todo la que te quiere) te quiere ver feliz, (ellos que saben si en la soltería te estás dando el “time of your life”) pero en fin, como ellos tienen pareja y son felices, se asume (inconcientemente, creo) que eso produce felicidad por lo cual siempre que pueden intentan emparejarte con alguien, se ponen a pensar quien dentro de su red de amistades es lo suficientemente bueno para ti.

 Ok ok, pasemos ya a esa tan desafortunada  cita a ciegas o “blind date” y pues para hacer el cuento corto lo único que a primera intención ya sabes es QUE NO TE GUSTO y punto. No es el Prince charming que siempre has estado esperando y pues no, no hay esa atracción necesaria para darle el chance de ver si al menos es buena onda, decente y hasta chistoso con lo cual podría ganar algunos puntos…

Es en serio, pasa (a mi por lo menos) que si no hay una mínima chispa cierro el changarro y lo pongo como en la lista de “personas que igual podrían ser mis amigos” y honestamente es una pésima actitud que he intentado modificar y leyendo hoy un artículo en la revista Women’s Health Magazine me dio un poco de esperanza jajajaja, si si porqué:

 El 38% de las mujeres se enamoran de alguien que en un principio no encontraron atractivos, así que bueno, si a la primera no se dio, igual después si te das el chance, ese alguien resulta ser el que haga que dejes la soltería para unirte al club de la “felicidad inconciente”.

3 comentarios

Archivado bajo CURIOSIDADES